Comunícate y comparte: estos son los lemas del siglo XXI. Gracias a las redes sociales podemos saber con facilidad los pensamientos y las emociones de todo el mundo que está conectado en tiempo real… Así que, ¿por qué no aplicarlo también a nuestro hogar? La última moda en diseño de interiores juega con elementos como las paredes, las escaleras o el mobiliario para «expresar» y comunicar emociones, mensajes, ideas o citas. Aquí os dejamos algunos ejemplos, algunos de ellos más graciosos y otros más inspiradores.

 

 

Para amantes de la música y la poesía, los peldaños de una escalera pueden ser ideales para llenar de versos y rimas.

Por ejemplo, una frase en cada escalón que nos explica una historia de amor y alegría mientras subimos.Incluso los mensajes de motivación tienen cabida entre cada peldaño, alternando estados de ánimo que se van volviendo más y más positivos, guiándonos sin duda hacia nuestro destino con una gran sonrisa.

Para aquellos que prefieren la ficción, aquí tenemos una escalera decorada con los títulos de las novelas clásicas americanas más famosas.

 

 

Este diseño de pared tan moderno te da la oportunidad de expresarte 360º. Puedes optar por un mensaje más ingenioso, más icónico o incluso una cita que refleje tu filosofía de vida, y así observarlos cada día en las paredes de tu casa, grabadas con gran simbolismo.

 

 

Incluso los muebles y los accesorios decorativos pueden comunicar mensajes, no sólo a los habitantes del espacio doméstico, sino también a los invitados. ¿Por qué no dar la bienvenida con un punto de sarcasmo, cuando vienen tan a menudo a cenar? O mostrar que los animales están entrenados para proteger la casa… incluso si su tamaño no es importante.

 

 

Las escaleras y el mobiliario urbano también deben formar parte del entorno exterior, integrados en un paisaje urbano que siempre está lleno de símbolos y frases filosóficas. Algunos son muy tribales, dedicados a pequeños grupos que son los únicos que llegan a entender el significado e interpretar el mensaje correctamente. Por ejemplo, piensa en las coletillas de los escritores, sus tags: algunas son una auténtica obra de arte que dan color a los paisajes industrializados y las zonas de viejas fábricas. Otro ejemplo pueden ser las actividades de guerrilla márquetin que suelen ser mucho menos conocidas: la creación de dibujos y plantillas en determinadas zonas de la ciudad, evocando recuerdos y personajes conocidos por todos.