A menudo pensamos en las escaleras de caracol como un mero elemento arquitectónico que tan sólo sirve como conexión entre dos pisos. Pero estamos muy equivocados, las posibilidades estéticas y funcionales de las escaleras son súper amplias.

Se trata de un elemento decorativo con un gran potencial con un sinfín de usos secundarios.¿Qué te parece si también usamos las escaleras de caracol como bodega para los vinos? Puede parecer absurdo, pero esta escalera-bodega que te muestro en la fotografía está diseñada especialmente para cumplir estas dos funciones a la vez.

 

 

Elegante, refinada y diseñada con máximo cuidado, la escalera-bodega juega con el elemento de la sorpresa. Si colocas un cristal en la parte superior de la escalera, la bodega estará a la vista de quienquiera que pase cerca y verá con admiración la colección de vinos.

Aunque si quieres que la bodega sea un secreto, mejor coloca una trampilla de madera opaca. ¡Tú decides!Dependiendo del tamaño que elijas, esta escalera de caracol puede llegar contener hasta dos mil botellas de vino, las cuales se colocan de forma horizontal en estantes.

Aunque la mejor parte de esta escalera es que puedes colocarla en espacios muy pequeños, tan sólo necesitarías tres metros de profundidad para colocarla donde quieras. ¡Ahorrarás muchísimo espacio! Atrévete a pensar de forma diferente y encontrarás soluciones originales que harán tu vida mucho más fácil. Este tipo de diseño funcional, en el que se aprovecha el espacio de una escalera de caracol para instalar una bodega, es esencial hoy en día en ciudades y pueblos donde abundan las casas pequeñas. Consigue una bodega privada impresionante en el corazón de tu hogar, sin importar el tamaño de tu casa.

Todo lo que necesitas es una habitación pequeña y una escalera de caracol diseñada especialmente para ello. Este original ejemplo me hace pensar en otros usos secundarios que podemos dar a cualquier escalera, tanto de caracol como recta. Además de la clásica alacena o estantería que se construye bajo las escaleras rectas, hay otras soluciones que nos pueden resultar útiles. Como usar el espacio de la escalera para construir un mini despacho, con escritorio incluido, o instalar un soporte para tus bicis… ¡o incluso diseñar un pequeño espacio para tu perro! Ya ves, las posibilidades son infinitas si le echas imaginación. ¿Te animas?